lunes, 13 de enero de 2014

Las sanguinas o cretas


La sanguina es una técnica de dibujo seca. Aunque cuando decimos sanguina estamos nombrando a la barrita o lápiz color ladrillo fabricada con óxido de hierro y goma arábiga, el término se ha terminado generalizando para todo el grupo de trabajo de los pasteles duros y cretas. Los podemos encontrar en estos formatos y packs. Las marcas más conocidas por su gran calidad con conté y Faber Castell.






Las sanguinas se emplean para dibujar, para obtener bocetos y estudios del natural en los que se hace una valoración enriquecida del claroscuro y del volumen.


CARACTERÍSTICAS:
Las llamadas de forma genérica “cretas” o “sanguinas” se comercializan en forma de barritas, minas y lápices. Todos ellos están fabricados a partir de pigmentos (los que a continuación se detallan) aglutinados con pequeñas cantidades de arcilla y, según las variedades, algo de piedra pómez pulverizada.
  • Las “sanguinas”, están compuestas por pigmentos de óxido de hierro cuyo color varía desde un rojo anaranjado a un rojo violáceo o incluso chocolate. La presentación más habitual es la de barrita de sección cuadrada, comercializada como “pastel duro”. El primer fabricante fue la marca francesa Comté y actualmente también existen las de Faber-Castell. Cada marca ofrece su propia gama cromática.
  • Las “sepias” son barritas, lápices y minas de un pigmento térreo a base de óxido de hierro cuyo matiz es un marrón más bien verdoso. Tomaron su nombre por similitud cromática a la tinta sepia, empleada tradicionalmente en aguadas y plumillas (ver “Tutorial VIII – Plumilla”).
  • Las cretas son barritas, lápices y minas de un pigmento térreo procedente de roca caliza formada durante el periodo cretácico. Sus colores oscilan entre el blanco y el gris. Actualmente ya no se fabrican desde rocas calizas, sino a partir de pigmentos como óxido de titanio o de zinc (blanco de titanio o de zinc) a los que se añade pequeñas cantidades de negro humo para lograr los matices grises. Amasada con agua y con una goma aglutinante constituye la barra o lápiz que utilizamos.
  • Los negros empleados en esta técnica están fabricados normalmente a partir de negro humo, que da una tonalidad intensa y cálida.

SOPORTES: papel

UTILIZACIÓN: Las sanguinas se emplean para dibujar, para obtener bocetos y estudios del natural en los que se hace una valoración enriquecida del claroscuro y del volumen. 
Se pueden emplear a modo de lápiz, dejando la vibración del trazo, o bien al modo del pastel, fundiendo los trazos con el fondo y entre sí, al frotarlos con el dedo o con un difumino / gamuza.
Normalmente se emplea un papel coloreado, de color hueso u otros matices tostados… por lo que los brillos se obtienen aplicando la creta, los tonos medios cálidos mediante la sanguina, los medios fríos mediante la sepia, los oscuros y sombras mediante las sanguinas violáceas y chocolates… los negros se emplean para marcar los claroscuros potenciando el dramatismo y la expresividad.

UTENSILIOS: goma de borrar, goma “de chicle”, pincel de cerda dura para difuminar, difumino, trapo (para limpiarse las manos o para difuminar), papel blanco para apoyarse y evitar manchar el dibujo…y por supuesto ¡nuestros dedos!

HISTORIA/ORIGEN: No podríamos decir un inicio cierto de la técnica. Los pigmentos térreos han sido ampliamente utilizados en la Antigüedad. En la edad Media, por su estabilidad, se empleaban en la pintura mural al fresco.
La técnica a la que nos referimos, el dibujo a sanguina, se desarrolló a partir de la generalización del papel y del progresivo interés de los artistas de Renacimiento por la observación del natural y el análisis de la musculatura humana. En Florencia fue utilizada de manera sistemática, por Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y sus seguidores, para hacer  estudios de figuras que después llevarían a sus murales y esculturas. Empleaban sanguinas de distintas durezas, obteniendo trazos suaves y delicados con las más duras y trazos intensamente coloreados con las más blandas (1).  El uso de la creta blanca se inició en el s.XVI por Botticelli, Perugino, Verrocchio, etc…  a principios del XI, Leonardo da Vinci mezcla óxido de hierro con creta e introdujo la técnica del dibujo a la sanguina. En el último tercio del s.XVII existían ya cretas sepia oscuro, negro, gris, ocre y azul ultramar. A principios del s.XVI, aparecieron los colores al pastel, parecidos a las cretas, sólo que estas eran duras y los pasteles un medio muy blando. A finales del s.XIX , además de pasteles blandos hay también pasteles duros; Degas los usó con éxito. Actualmente no existe prácticamente diferencia alguna entre cretas y algunas marcas de pasteles.

REPRESENTANTES: Fue una técnica recurrente en los artistas españoles del siglo XVII: Velázquez, Murillo, Goya…,En el siglo XVIII, la escuela francesa alcanzó un gran virtuosismo técnico, de manos de Watteau, Fragonard, y Hubert Hobes. También fue empleada por Rubens.

VIDEOS:



OBRAS REPRESENTATIVAS: 


Autorretrato de Leonardo DaVinci c.1512, sanguina, 33.3- 21.3 cm., Turín, Biblioteca Real

Estos apuntes han sido elaborados a partir de la siguiente bibliografía y en ningún caso con fines lucrativos:
Apuntes de la profesora Lola de Petit: http://es.scribd.com/doc/51127341/Tutorial-XXII-Sanguina
Canal, Mª Fernanda (Dir.) (2007): Materiales y Técnicas, guía completa, editorial Parramón, Barcelona.
Rivera, J.; Avila, A.; Martín Ansón, M. L. (1997): Manual de Técnicas Artísticas, editado por Historia 16 (Información e Historia S.L.), Madrid.
Fuga, Antonella (2006): Artists´ Techniques and Materials, Getty Publications, Los Angeles. 
José M. Parramón (1989)  Carbón, Sanguina y Cretas  Parramon Ediciones SA Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario